Combatiendo las fobias: enfréntate a tus miedos con aceite de CBD

¿Truco o trato?

La Vispera de Todos los Santos, o Halloween si lo preferís, está cerca y aprovechando los elementos de terror, susto y miedo que conlleva, queremos tratar un tema que consideramos importante como son las fobias y como el CBD puede ser un posible aliado para sobrellevarlas.

Si luchas contra una fobia, no estás solx. Según La Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), la ansiedad y las fobias afectan a una de cada diez personas en algún momento de la vida, cifra que seguro ha aumentado tras la pandemia. Puede afectar a cualquier persona, independientemente de su sexo, edad o antecedentes sociales.

Las fobias son más que un simple miedo; se desarrollan cuando las personas comienzan a organizar sus vidas en torno a hacer todo lo posible para evitar aquello a lo que temen, ya sea una situación, un animal, un objeto o un lugar. Médicamente, las fobias se clasifican como un tipo de trastorno de ansiedad. Quienes padecen la afección entran en contacto con su fobia o incluso piensan en ella, lo que genera una ansiedad severa e incluso ataques de pánico.

El CBD, en diversos países como Estados Unidos o Cánada, se lleva utilizando desde hace algún tiempo para ayudar las personas con su salud en general, que también puede incluir síntomas de ansiedad. Recordemos que el CBD, abreviatura de cannabidiol, es un compuesto natural que se encuentra en las plantas de cannabis. No tiene efectos intoxicantes y generalmente se considera seguro de usar. Debido a su reputación como un suplemento natural y seguro, el CBD es legal para su uso en buena parte del mundo, aunque en España está restringido únicamente a un uso tópico.

Este artículo explorará los diferentes tipos de fobias, cómo el CBD puede ayudar a interactuar con nuestros cuerpos y el potencial que el CBD podría tener para ayudar a quienes luchan contra los miedos extremos que a menudo se asocian con los trastornos de ansiedad. Entonces, respiremos hondo y aprendamos cómo enfrentar nuestros miedos con la ayuda del CBD.

 

Tipos de fobias

Existe una variedad de diferentes tipos de fobias. La larga lista de miedos se puede dividir en dos categorías principales:

  • Fobias simples: tienden a ser miedos sobre animales, objetos, situaciones o actividades específicos. Algunos ejemplos comunes incluyen:

            Arañas, serpientes, perros, dentistas, espacios cerrados…

 

  • Fobias complejas: una fobia compleja a menudo es más incapacitante que las fobias simples, ya que generalmente están relacionadas con un miedo o ansiedad profundamente arraigados sobre una situación o circunstancia particular. Los dos ejemplos más comunes de fobias complejas son la fobia social y la agorafobia.

Las fobias sociales incluyen, como su nombre indican, el miedo a las situaciones sociales, como ir a una fiesta o hablar durante una reunión. Las personas con fobias sociales tienen miedo de avergonzarse de sí mismas o de ser humilladas en público.

La agorafobia, sin embargo, es el miedo a estar en situaciones en las que escapar podría ser un desafío, o la ayuda no sería accesible si algo saliera mal. Por ejemplo, una persona que lucha contra la agorafobia puede tener miedo de visitar un centro comercial, viajar en transporte público y, en algunos casos graves, salir de casa.

Tener una fobia simple o compleja afectará a de manera diferente en diferentes personas. Aunque todavía se sientan incómodas, algunas solo reaccionarán con una leve ansiedad cuando se enfrenten al objeto de su miedo. Por el contrario, otras experimentan ansiedad severa o tienen un ataque de pánico brutal, que a menudo puede llevar a evitar la causa del miedo en primer lugar. La mayoría de las personas con fobia podrán identificar la causa, algunas fobias más complejas pueden necesitar un diagnóstico y preguntas respondidas por un profesional médico, cosa que desde The Soul Brand, siempre recomendamos.

 

Síntomas comunes de fobia

No importa cuán insignificante o tonta pueda parecer una fobia para una persona ajena, pero para quienes la experimentan, las fobias complejas como la agorafobia (miedo a los lugares públicos y espacios abiertos) pueden ser increíblemente angustiantes. La fobia puede limitar sus actividades diarias normales e incluso puede provocar depresión y ansiedad severa.

Las personas con fobias a menudo intentarán hacer todo lo posible para evitar el contacto con la cosa o situación que desencadena su miedo y ansiedad. Los límites a los que llegará para evitar la fuente variarán considerablemente. Es posible que alguien con miedo a las ratas (musofobia) no quiera tocar una rata, mientras que otra persona con la misma ansiedad puede que ni siquiera pueda mirar una imagen.

Existe una variedad de síntomas que coinciden con las fobias. Algunos son físicos, otros emocionales. Los ataques de pánico son uno de los síntomas más comunes entre las personas con fobias y pueden ser muy atemorizantes y angustiantes para quienes los padecen. Los síntomas a menudo pueden surgir de forma abrupta y sin previo aviso, y a menudo se pueden confundir con un ataque cardíaco. Junto con los abrumadores sentimientos de ansiedad, un ataque de pánico también puede causar síntomas físicos como:

 

  • Sensaciones de asfixia
  • Necesito ir al baño
  • La sensación de mariposas en el estómago.
  • Dolores en el pecho u opresión en el pecho.
  • Boca seca
  • Sentirse confundido o desorientado
  • Sensación de desmayo
  • Dolores de cabeza y mareos
  • Sofocos o escalofríos
  • Náusea
  • Entumecimiento o hormigueo
  • Latidos cardíacos rápidos (taquicardia)
  • Zumbido en los oídos
  • Falta de aliento o dificultad para respirar.
  • Transpiración
  • Temblor

 

En casos graves, las personas también pueden experimentar síntomas psicológicos cuando atraviesan un ataque de fobia. Estos pueden incluir:

  • Miedo a morir
  • Miedo a desmayarse
  • Miedo a perder el control
  • Sentimientos de pavor general

Las fobias complejas, como las fobias simples, pueden tener un efecto perjudicial en el bienestar de quien las sufre. La agorafobia comúnmente implica una combinación de varias fobias entrelazadas. Por ejemplo, alguien con miedo a quedarse solo (monofobia) o lugares donde se siente atrapado (claustrofobia) también puede tener miedo de salir o salir de su casa.

Los síntomas que los agorafóbicos tienen que afrontar con esta afección difieren de una persona a otra y varían en gravedad. Algunas personas pueden sentirse muy nerviosas y temerosas si tienen que dejar la seguridad de su hogar para hacer las compras, mientras que otros agorafóbicos pueden sentirse bastante relajados, siempre y cuando solo estén viajando una corta distancia desde su hogar.

Cuando alguien tiene una fobia social, la idea de ser visto en público o asistir a un evento social, incluso algo tan modesto como caminar con un amigo o charlar con un compañero de trabajo durante un descanso, puede hacer que se sienta ansioso y asustado. Esta vulnerabilidad puede ser enormemente debilitante. En algunos casos extremos, los agorafóbicos no pueden salir de sus hogares debido al miedo abrumador, o las personas con fobias sociales pueden evitar por completo todas las formas de interacción social. Puede llevar algún tiempo superar una fobia compleja, pero con un poco de apoyo de las terapias de conversación y las técnicas de autoayuda, puede mejorar.

 

¿Qué causa la fobia?

La investigación sobre las causas de las fobias ha indicado que, por lo general, se desarrollan durante nuestra infancia, la adolescencia o la edad adulta temprana, a menudo después de una experiencia o situación traumática o estresante. Sin embargo, las fuentes de algunas fobias pueden ser difíciles de identificar y es posible que no esté claro por qué han ocurrido.

Las causas de las fobias simples generalmente se desarrollan durante la primera infancia, entre las edades de cuatro y ocho años. En ocasiones, las fobias simples se remontan a una experiencia de la primera infancia. Por ejemplo, si un niño tuvo una experiencia aterradora al nadar, es posible que le tema al agua (acuafobia) en su edad adulta. Por otro lado, a alguien que comparte una fobia con otro miembro de la familia se le puede haber enseñado accidentalmente la fobia cuando era niño. Por ejemplo, si un padre grita cada vez que ve una araña, el niño internaliza la araña como algo peligroso y es más probable que le tema en la edad adulta (aracnofobia).

Puede ser difícil precisar la causa exacta de las fobias complejas y, a menudo, se desconoce la razón. Algunos piensan que podría deberse a la genética, la química del cerebro y las experiencias de la vida que pueden desempeñar un papel en el desarrollo de estas fobias.

La causa de las fobias sociales a menudo se debe a una experiencia previa de ansiedad o intensa en una situación social. Puede ser que su confianza en algunas personas nunca haya pasado de la etapa estándar de timidez. Cuando esto ocurre, puede ser muy difícil para las personas con fobias sociales establecer relaciones cercanas con otras personas.

 

CBD y un enfoque holístico para controlar las fobias

Ha habido muchos resultados positivos en el tratamiento de las fobias y se ha descubierto que casi todos los tipos se pueden curar. El tipo de tratamiento variará según la persona y su tipo de fobia. Tratar las fobias simples generalmente implica exponerse gradualmente al lugar, objeto, animal o situación que causa el miedo. Este tipo de tratamiento se conoce como terapia de desensibilización o autoexposición. Algunas personas con fobias simples optan por probar estos métodos utilizando técnicas de autoayuda, apoyo profesional o una combinación de ambos.

El tratamiento de las fobias complejas generalmente llevará más tiempo e implicará terapias de conversación, como asesoramiento, psicoterapia y terapia cognitivo-conductual (TCC). Cualquiera que sea el tipo de fobia con la que esté luchando, la introducción de un enfoque holístico a su tratamiento puede proporcionar un alivio muy necesario y una sensación de control.

Algunas personas con trastornos de ansiedad como fobias, han recurrido al cannabidiol (CBD). Algunos estudios sugieren que tiene el potencial de apoyar el sistema endocannabinoide (ECS) y el bienestar general [1]. Se cree que el CBD funciona al interactuar con el sistema regulador natural del cuerpo llamado sistema endocannabinoide (a menudo denominado ECS). Hay receptores endocannabinoides en casi todas partes del cuerpo, y en particular forman parte del sistema nervioso. La mayoría de estos receptores (conocidos como receptores CB1 y CB2) se encuentran en el cerebro, pero los receptores también están presentes en otras áreas como el intestino, los huesos, el sistema reproductivo y las células inmunitarias [2].

El sistema endocannabinoide juega un papel esencial para ayudar al cuerpo a permanecer dentro del rango normal de condiciones funcionales. También juega un papel en funciones vitales como la memoria, el estado de ánimo, el estrés, el comportamiento, el sueño, el apetito, el dolor y la función inmunológica. El cuerpo produce naturalmente una sustancia química llamada endocannabinoides. Estos cannabinoides creados de forma natural, se unen a los receptores endocannabinoides y regulan las funciones básicas.

Podríamos decir que el sistema endocannabinoide es en parte responsable de mantenernos sanos y felices.

Los científicos centrados en el cannabis, han descubierto que el aceite de CBD puede unirse a nuestros receptores endocannabinoides [1]. Una vez adherido, puede activar el sistema endocannabinoide para afectar las responsabilidades reguladoras de nuestro cuerpo. Por ejemplo, usar CBD como suplemento junto con el tratamiento de la fobia podría ayudar a inducir una sensación de calma y relajación. Esto puede funcionar cuando el CBD se une a receptores en el cerebro, como el receptor de serotonina (5HT)1a. La deficiencia de serotonina se asocia con fobias y otros trastornos relacionados con la ansiedad. Es posible que los supuestos efectos que tiene el CBD sobre el estado de ánimo y los síntomas de ansiedad estén relacionados con esta interacción.

Comprensiblemente, las formas en que el CBD puede interactuar con el cerebro son muy complicadas y hay más trabajo de investigación por hacer. La evidencia hasta ahora sugiere que el CBD podría ser una gran adición al tratamiento de las fobias. Mientras continúa la investigación, es seguro probar el CBD, ya que se ha descubierto que no tiene efectos secundarios adversos graves, por lo que generalmente se piensa que es seguro de usar.

 

¿Puedes usar aceite de CBD para las fobias?

En este punto queremos hacer la advertencia de que en España, el único uso regulado para los productos con CBD es el tópico, pero en este artículo recogemos información proveniente de países más avanzados en este aspecto como pueden ser Estados Unidos o Cánada, donde el CBD puede ser usado como complemento alimenticio.

Hay varias formas diferentes de introducir suplementos de CBD en los planes de tratamiento de la fobia. La forma en que se administra el CBD dependerá de las preferencias personales e incluso de los síntomas de la fobia. Supongamos que alguien experimenta músculos tensos y dolorosos debido a que su cuerpo se congela cuando se encuentra con su fobia. En ese caso, una aplicación tópica de CBD puede ser lo mejor, por lo que se puede masajear sobre la piel para ayudar potencialmente a relajar los músculos. Por otro lado, si alguien experimenta ataques de pánico antes de salir de su casa, una tintura de CBD o un producto de vaporizador de CBD pueden ser más adecuados debido a su suficiente biodisponibilidad.

La biodisponibilidad es algo que vale la pena considerar al elegir la forma más efectiva de usar los productos de CBD para los síntomas de fobia. La biodisponibilidad se refiere a la cantidad y la velocidad a la que el CBD es absorbido por el torrente sanguíneo. Tener un conocimiento básico de la biodisponibilidad del producto de CBD ayudará a los usuarios a determinar cuánto se necesita y en qué forma, para garantizar que la dosis óptima termine en el sistema. Si no se considera la biodisponibilidad, es posible que los efectos deseados del CBD no se sientan y no hagan ninguna diferencia en el posible manejo de las fobias.

 

Pensamientos finales

El tipo de fobia que tenga una persona determinará qué tan gravemente puede afectar a su vida diaria. Si la causa de la fobia es un objeto o animal con el que uno no entra en contacto con regularidad, como una serpiente, por ejemplo, es poco probable que tenga un efecto perjudicial en su vida cotidiana. Sin embargo, si se trata de una fobia compleja como la agorafobia, llevar una vida feliz y normal puede ser un desafío. Lamentablemente, para muchas personas que sufren de fobias, es algo con lo que luchan todos los días. Sin embargo, hay algunas formas de ayudar a que los días sean más llevaderos.

Hay muchos informes de personas que utilizan con éxito el aceite de CBD para ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad y promover una sensación de calma. Entonces, ¿por qué no probarlo como un enfoque holístico para complementar el tratamiento de la fobia e incluir uno de estos métodos de aplicación de CBD en su plan de autoayuda para la fobia?

 

Desde The Soul Brand no nos cansaremos de decir que si tienes cualquier problema, ya sea psicológico o físico, acudas a tu médicx de confianza, coméntale el posible uso de CBD como un apoyo al tratamiento.

 

Estudios científicos complementarios:

Cannabidiol Regulation of Learned Fear: Implications for Treating Anxiety-Related Disorders

30 octubre 2021 — Soul Team

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados